Posts acerca de sexo, hombres y amor


Pues tengo una noticia para ustedes: no soy virgen. Y, obviamente, tampoco tengo muchos problemas escribiendo al respecto. Después de todo, no uso sus nombres reales (bueno, a veces sí). Así que vengan a este honesto recorrido por algunos de mis posts en los que el eje fundamental ha sido uno de esos hombres que entran y salen de mi vida estrepitosamente. Prepárense para hombres intensos (¡los hay!), muchísimo sexo y - ¿por qué no? - algo de amor escondido por alguna parte.



Pues esta fue la primera vez en mi blog que hice un post acerca de levantarse a un hombre. Digamos que fue mi salida del closet literaria. Confieso que me dio algo de vergüenza en un inicio, pero el hecho de que fuera una anécdota tan hermosa y fresca me animó. Y el resultado fue más que positivo. Después todo el mundo quería que me casara. Esta es una linda e inesperada historia de sábado, escrita al día siguiente sin mucho esfuerzo ya que solo había que limitarse a narrar los hechos específicos. He aquí la historia de mi periplo por las calles de un Montreal desierto en busca de un amor (o, mejor aún, de un Amar).


Para bien o para mal (quiero creer que para bien) si por alguna razón mi blog será recordado alguna vez, será por este post. Una historia dura, compleja, para mayores de 18 años, en los que la pasión, la lujuria y los sentimientos encontrados están a la orden del día. Con dos partes bastante diferentes, pero que complementan una única e intensa historia, este post marca, sin duda alguna, la mayoría de edad de mi blog y de mi carrera como escritor. Y todo gracias a un hermoso y encantador francés que me leía la mente. Me encanta releer este post una y otra vez. Me hace sentir vivo. Preparen sus rositas de maíz porque es largo y léanlo de noche (o un domingo en la tarde) para que nadie pueda interrumpir la historia del poderosísimo Sr. Inaccesible.

(Primera parte: Los días de lujuria)
(Segunda parte: El Sr. Inaccesible)


Este post es la prueba viviente de que yo puedo escribir sobre lo que sea. Esta es la historia de un hombrecito que no se merecía un post y me tardé 10 hojas de Word para darme cuenta. Así y todo, tiene una enseñanza muy importante que es...ah, no voy a decirla, por supuesto. Léanlo, es super entretenido y hay muy buen sexo involucrado. Por cierto, es el único de mis posts sobre hombres (hasta ahora) cuyo protagonista lo leyó después. No le gustó mucho. Que se joda: ¿quién le va a escribir 10 hojas de Word a él en su vida de nuevo? ;-)

El hombre que vivía en un closet

Esta es una hermosa historia y lo demás es bobería. Una historia que en su momento me dolió mucho, pero que con el tiempo (y más aún después de escribir este post) aprendí a atesorar como una de las mejores experiencias de mi vida. Un post dedicado a un hermoso y buen ucraniano. A mi querido Sergio y a aquellos días de olas, closets y pulloveres azules de cuello blanco.

(Primera parte: Una semana de olas y closet)
(Segunda parte: Una vida de closet y olas)

La promesa (Romance en tres citas nocturnas)

Esta historia ocurrió a la misma vez que los sucesos narrados en "El Sr. Inaccesible y los días de lujuria" y para colmo ambos protagonistas se llamaban igual. Para que mis lectores no estuvieran tan confundidos como lo estuve yo en ese momento, las conté con nueve meses de diferencia. Esta es la historia del pequeño Laurent y nuestras tres bien diferentes citas nocturnas.

Los hombres buenos en la cama vs. los hombres malos en la cama

¿Se ha preguntado usted alguna vez si es bueno o malo en la cama? (Si no se lo ha preguntado puedo decirle desde ya que es usted malo). Pero bueno, para complementar tal afirmación, no dude en leer este artículo en el que hago un resumen de mis años y años de pragmática investigación en búsqueda del amante perfecto...y mi encuentro en el camino de mi estudio con muchos de sus enemigos naturales.

Los que se fueron y ahora viven por otros lados

Las cosas que me pasan a mí. Esta es una historia bien actual, ambientada en un mundo de sordidez y despreocupación primermundista, que, sin embargo, me transportó inmediatamente a muchos años atrás a una época en la que todo era inocencia y genuina emoción "subdesarrollada". ¿Es que hay cubanos que no han tenido que ver a personas importantes en su desarrollo desaparecer para siempre de un día para otro? No lo creo. Pero un día, en una sesión descontrolada de besos, el mundo te recuerda tu pasado y lo que eras. Las cosas que me pasan a mí.

Tres días en Toronto

Pasión. Sordidez. Aunque usted no lo entienda, porque elegí convenientemente esconder la mitad de los hechos, la pasión y la sordidez es todo lo que debe retenerse de este post, que si bien comienza como una simple guía turística (a mi estilo, por supuesto) lo cierto es que se convierte rápidamente en un intenso y vibrante recorrido por lugares muchísimo menos turísticos de Toronto y - aún menos visitados - de los rincones oscuros del corazón humano. Un descenso al inframundo, el cual siempre me llama tanto la atención. Un post escrito para mí mismo. Para no olvidar. Ahora solo tengo que esperar un día en el que pueda leerlo de nuevo.

The one

¿Recuerdan cuando éramos jóvenes y sabíamos que alguien bueno y fabuloso llegaría a nuestras vidas? Pues ¿cuántos de nosotros lo encontramos? ¿Cuántos de nosotros seguimos buscándolo? O - mucho más triste - ¿cuántos de nosotros dejamos de buscar? He aquí la delirante historia otoñal de mi reencuentro con un hombre del cual nunca debí haberme separado. Con el hombre de mi vida. El otoño es el único culpable.


Y hasta aquí nuestra sección homoerótica. Espero que se hayan dejado llevar por la pasión involucrada, que al final es lo más importante en escritos de este tipo. Por supuesto que habrá más historias por venir. El mundo está lleno de hombres intensos, de sexo y - ¿por qué no? - de amor escondido por alguna parte.


Instagram